La industria cervecera norteamericana, la más potente del mundo, ha elaborado desde antiguo las cervezas sin alcohol con el deseo de abarcar el espectro de clientes más amplio